Notas de Arte: Economía del arte (de Rodrigo Galecio)

15.11.2018

1.Venus Wilendorff, 28.000 y 25.000 a. C. 11,1cm de alto.

Economía del arte: el homo de élite chilensis versus el de cromañón.
La economía del cazador recolector no era una de la acumulación de los recursos, sólo era una de subsistencia. Pese a ello, en la contingencia de sus existencias, aquellos humanos elaboraron un complejo mundo estético como testimonian las pinturas rupestres realizadas en las cavernas de Chauvet o en las de Altamira, entre muchas otras.

En Chile lindo, hoy más feo que nunca, actualmente, aquellos que acumulan la riqueza (las llamadas élites económicas y la clase política) no han desarrollado convicciones estéticas, tampoco éticas, a la altura de nuestros ancestrales pintores de las cavernas. Su política económica no consiste en otra cosa que en la acumulación por la acumulación según una forma de articulación de la economía capitalista a la Milton Friedman: el sin fin del neoliberalismo como la expresión última del egoísmo.

¡Pero qué paradoja y mentís doloroso a la idea de que la riqueza en su acumulación, al permitir el ocio, facilitaría la tarea de elaborar un mundo estético! En un Chile, supuestamente, más rico que nunca, el Museo Nacional de Bellas Artes, entre otros museos nacionales, constituye una vergüenza por descuido y negligencia de la clase política y la falta de inclinación e ideas filantrópicas de la élite económica. Cualquier caverna ofrece una mejor expectativa.

Por contraste, esos seres humanos de hace treinta y cinco mil años sólo requerían de su capacidad de imaginar, antorchas, grasa, saliva, carbón, algo de sangre y sus manos. Ni un solo peso. Sólo la convicción y necesidad trascendente de simbolizar su mundo, es decir, de ir más allá de lo evidente, más allá de la materia.

Rodrigo Galecio

Todas las Notas de Arte

comentarios

Powered by Facebook Comments